jueves, 25 de agosto de 2016

Pato quiere ser Donald? Mientras Trump ahora dice que podría "suavizar" su propuesta migratoria, Bullrich creó un centro de detención para migrantes irregulares y propone políticas expulsivas y xenófobas

 

 

El gobierno crea un centro de detención para migrantes

Notas.org.ar

Un inmueble, controlado por la Policía Federal y ubicado en el barrio de Pompeya de la Ciudad de Buenos Aires, alojará a los migrantes irregulares previo a su expulsión del país. La violación del derecho migratorio y las garantías constitucionales.

El pasado 19 de agosto se dio a conocer un comunicado oficial que anunciaba el acuerdo entre Patricia Bullrich, ministra de Seguridad de la Nación; Fernando Ocampo, ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (MJS); y Horacio García, director Nacional de Migraciones (DNM).
En el mismo se informó la entrega en comodato a la DNM de un inmueble ubicado en Pasaje Colmo N° 3860, destinado “de manera exclusiva al alojamiento de las personas infractoras a la Ley 25.871 [Ley de Migraciones] y su normativa complementaria vigente, en calidad de retenidos”. Además se señaló que de esta forma se buscan “optimizar” las condiciones para “combatir la irregularidad migratoria”.
Según lo anunciado, el documento firmado por las tres partes entrará en vigencia a partir del 1 de septiembre.
Agostina Hernández Bologna, abogada e integrante del Programa de Migración y Asilo de la Universidad Nacional de Lanús (UNLa) explicó a Notas que la gravedad de la creación de estos centros de detención reside en que “en estos lugares lo que pasa es que no se respetan las garantías correspondientes y tiene un fuerte impacto en lo que significa la criminalización de la migración”.
De acuerdo al análisis de la abogada, estas personas “cometieron una infracción administrativa y se las está deteniendo por eso. No cometieron un delito penal donde corresponda ir a la cárcel”. “Es como que a vos te metan en una prisión por cruzar un semáforo en rojo o estacionar mal el auto”, ejemplificó.
El gobierno crea un centro de detención para migrantes
“Es un retroceso enorme en la política de derechos humanos de los migrantes que teníamos en la Argentina”, sostuvo la especialista. “Ahora las camionetas de Migraciones van a realizar razzias para buscar personas en situación irregular”, sumó.
La abogada explicó que la actual ley migratoria 25.871 permite la “retención” de migrantes y su posible deportación, después de un proceso judicial. “Eso es un gran avance de la legislación argentina. En el resto del mundo, salvo Uruguay, esto lo decide el Poder Ejecutivo”, comentó.
Si bien reconoció que existen detenciones “de hecho” en comisarías y otros lugares, “son arbitrarias e ilegales, no existía en Buenos Aires un centro dedicado exclusivamente a la detención de personas migrantes”, indicó Hernández Bologna.
“El Estado argentino en su legislación se compromete a garantizar el derecho humano a migrar. Para lograr esto hay que garantizar la regularización de esas personas, no la criminalización”, remarcó y aseguró que en la mayoría de los centros de detención del mundo “se vulneran todas las garantías del derecho procesal y penal”.
Regularizar o sancionar
Repasando las políticas migratorias del último tiempo, Pablo Ceriani Cernadas, coordinador del mismo Programa de Migración y Asilo de la UNLa contó a Notas que la política argentina en la materia cambió “radicalmente” desde fines de 2002 cuando Argentina firmó el Acuerdo de Residencia del Mercosur y con la Ley de Migraciones que entra en vigencia en 2004.
Anteriormente a eso, era “muy restrictiva” con una ley que venía desde la Dictadura. De acuerdo al especialista, en los ’90 no era restrictiva “porque la gente no entrara, entraba igual”, el punto era que la dejaban en condiciones de “irregularidad, explotación, vulnerabilidad y discriminación” y que el Estado en vez de regularizar su situación la sancionaba.
El especialista de la UNLa contó que la política de la Unión Europea y Estados Unidos de construir centros de detención, vallas, etc., fue muy criticada por toda Sudamérica en su momento. Y además no redujo la migración irregular. “Sí tuvo efecto en los derechos, porque personas que no son acusadas de ningún delito más que alguna irregularidad administrativa en sus papeles, terminan siendo privadas de su libertad”, analizó.
“Entonces este anuncio es preocupante porque es una marcha atrás de una política de Estado que ha sido tomada como modelo por la ONU, la OEA, la ACNUR y otros organismos”, aseguró Ceriani Cernadas.
Por otro lado, el integrante del Global Detention Project, Michael Flynn también pensó, consultado por Notas, la situación en clave global e indicó que existen actualmente unos dos mil centros de detención de migrantes en el mundo. “Estados Unidos tiene, aproximadamente, la mitad de los migrantes detenidos del mundo. Cada día alrededor de 30 mil personas son apresadas por razones migratorias”, resaltó Flynn. “Hasta hoy en día, esta era la parte del mundo donde no había un sistema de detención sistemático”, expresó.
“Que un país como Argentina cree un centro de detención quiere decir que en el futuro va a haber más detenidos para justificar la existencia de este lugar”, advirtió.
Ceriani Cernadas fue contundente: “La migración irregular no hay que combatirla, hay que resolverla”. Además, aseguró que políticas como la creación de centros de detención reflejan “una falsa vinculación entre migración y delito que ninguna estadística avala”.
“Este tipo de miradas y estas políticas suele generar -esto pasó en casi todas las regiones- efectos negativos. Para la gente en primer lugar y también para los Estados porque la migración trae innumerables aportes positivos para una sociedad. Argentina es una prueba de ello”, planteó

Cambio de paradigma y xenofobia

De acuerdo a Ceriani Cernadas, esta decisión va en sintonía con otras medidas que se tomaron en estos meses como la eliminación de un programa de la Dirección de Migraciones que era de abordaje territorial. “En muchos barrios donde se sabía que había una mayor población migrante se facilitaba la documentación. Es decir personas que tienen el derecho, por pertenecer al Mercosur, de residir acá y por falta de información quizás no se habían regularizado”, explicó.
“Pasamos de ayudar a los migrantes con sus papeles, lo cual mejora sus condiciones de acceder a un trabajo formal, de consumo, de vivienda, a mirarlos como infractores y sospechosos”, puntualizó el especialista en temas migratorios.
“Se alimenta la xenofobia”, aseguró y planteó que se trata de una “criminalización simbólica” que “crea y refuerza todo un imaginario social que tienen sectores de la sociedad que es errado”.
“Es un chivo expiatorio. En vez de hablar de la desocupación, la pobreza, etcétera se le echa la culpa de todo a los inmigrantes”, concluyó el investigador de la UNLa.

----------------------------------------------

- PETICIÓN "No a la creación de centros de detención de personas migrantes en Argentina": FIRMÁ ACÁ -

--------------------------------------------

Lo que Trump dijo y lo que ahora dice sobre inmigración

El candidato republicano dice que podría “suavizar” su postura migratoria






El candidato republicano habla a los hispanos en un mitin en Tampa, Florida, el miércoles
Según dijo el miércoles uno de sus hijos y asesores de campaña, Eric Trump, la estrategia migratoria del magnate inmobiliario devenido en político está “evolucionando”. Lo que sí permanece, aseveró en declaraciones a una emisora, es el muro, que también está explicitado en el plan migratorio que publicó hace un año. El resto, estará por ver, previsiblemente en próximos discursos dedicados a este asunto que Trump asentó como uno de los pilares de su campaña. El que había anunciado para este jueves ha sido pospuesto sin nueva fecha, aunque se espera que lo pronuncie la semana próxima. Mientras tanto, esto es lo que ha dicho y lo que ahora dice Trump sobre inmigración.

El muro con México

En junio de 2015, Donald Trump lanzó su candidatura afirmando que México enviaba a través de su frontera “drogas” y “violadores” y anunció por primera vez que construirá un muro en la frontera y hará que “México lo pague”. Hasta ahora, es la única promesa de campaña que mantiene de forma consistente y reitera en casi cualquier comparecencia pública. “100%”, contestó Trump la noche del martes al moderador ultraconservador de la cadena Fox Sean Hannity cuando este le preguntó si seguía manteniendo su plan. Lo reiteró en la segunda parte del programa, emitida el miércoles.  “Nos están matando en la frontera, nos están matando con el comercio, tenemos un déficit comercial con México de casi 60.000 millones de dólares al año. Así que se puede construir un muro”, sostuvo. Un clásico de sus mítines es cuando Trump promete construir el muro y pregunta al público quién lo va a pagar y este exclama “¡México, México!”

Y qué pone en su plan?

La construcción del muro figura de manera destacada en el plan migratorio que Trump publicó hace un año en su web. Es el único programa específico hasta ahora en esta materia del candidato republicano. En el primer punto, bajo la premisa de que “una nación sin fronteras no es una nación”, afirma que “debe haber un muro en la frontera sur” y que “hay que hacer que México pague por el muro”. No dice en ningún momento que haya que hacer lo mismo con la frontera norte con Canadá.

La deportación de los 11 millones de indocumentados en EE UU

¿Cómo se deporta a 11 millones de personas? “Lo haces, lo haces” ¿Va a tener algún tipo de fuerza deportadora? “Vamos a tener una fuerza de deportación. Vamos a hacerlo de forma profesional”. Durante meses, sobre todo hasta el inicio de las primarias republicanas, Trump respondió una y otra vez sin dudar sobre la necesidad de expulsar a los 11 millones de indocumentados que viven en EE UU, incluidas aquellas familias que tienen hijos ciudadanos estadounidenses. “Se tienen que ir”, enfatizó ante las cámaras de forma insistente.




¿Otras propuestas migratorias de Trump


En su plan migratorio, Trump promete acabar con el derecho constitucional de ciudadanía por nacimiento para los bebés de indocumentados, argumentando que “es el mayor imán para la inmigración ilegal”. También reclama que los inmigrantes irregulares que sean aprehendidos en la frontera permanezcan detenidos hasta su deportación —no especifica si esto afectaría también a las decenas de miles de menores centroamericanos y niños acompañados de sus madres que desde hace dos años llegan solos hasta EE UU— y el aumento de las penalizaciones por sobrepasar el tiempo permitido en el visado de entrada.
Su discurso comenzó a cambiar en junio, cuando en una entrevista dijo que “no llamaría deportación masiva” a sus planes y que sus políticas al respecto tendrán “corazón”. Ahora, ha admitido que está abierto a “suavizar” las leyes. “Ciertamente pueden suavizarse, porque no pretendemos hacer daño a nadie", respondió Trump el martes a la pregunta de si estaría dispuesto a modificar su postura ante inmigrantes que llevan años en el país y cumplen las leyes o a los que han educado a hijos estadounidenses. “Tenemos algunas personas estupendas en este país”, agregó el candidato que ha demonizado durante casi un año a los indocumentados. Según adelantó, tomará “muy pronto” una “decisión” definitiva sobre las deportaciones. El miércoles, Trump negó que lo que se está planteando ahora sea una “amnistía”, aunque es como lo calificó cuando sus rivales en las primarias proponían también una vía para las personas que “llevan 20 años en el país y pagan sus impuestos” y como ha llamado las políticas de los demócratas en el mismo sentido.

¿Qué dice de las deportaciones su plan?

En el plan migratorio publicado, Trump no hace referencia alguna a la deportación de todos los indocumentados. Solo reclama, como sigue argumentando ahora, que hay que echar “a los malos”. De hecho, en todo su programa solo aparece una vez la palabra “deportación”, cuando afirma que “todos los inmigrantes ilegales que pertenezcan a bandas (criminales) deberían ser detenidos y deportados”. También promete la devolución forzada a sus países de “todos los inmigrantes criminales”, es decir, que hayan sido condenados en EE UU por un delito grave, una política que ya implementa el Gobierno de Barack Obama.
En su plan, Trump también promete acabar con la financiación de las denominadas “ciudades santuario”, aquellas urbes que se niegan a dar información sobre inmigrantes irregulares si no tienen antecedentes criminales graves. En julio del año pasado, una mujer murió por un disparo fortuito cuando paseaba por San Francisco. Horas después fue detenido un mexicano sin papeles y que había sido deportado cinco veces como autor del fatal disparo. Trump utilizó este hecho para reiterar su política contra indocumentados y las ciudades santuario y, desde entonces, ha invitado reiteradas veces a sus discursos a familiares de otras personas fallecidas a manos de un inmigrante indocumentado, como volvió a hacer esta semana.

"Golpe en Brasil. Genealogía de una farsa". Lectura fundamental de la semana!

 
"Golpe en Brasil. Genealogía de una farsa"

Un libro fundamental para entender la crisis política y social brasileña.

Pablo Gentili. [Editor]

Victor Santa María. Nicolás Trotta. [Presentación]
Perry Anderson. Eduardo Fagnani. Pablo Gentili. Amy Goodman. Glenn Greenwald. Paulo Kliass. Frei Betto. Cuauhtémoc Cárdenas. Michael Löwy. Adolfo Pérez Esquivel. Luiz Gonzaga Belluzo. João Feres Júnior. Immanuel Wallerstein. Leonardo Boff. João Pedro Stédile. Elodie Descamps. Tarik Bouafia. Raúl Zibechi. Pedro Paulo Zahluth Bastos. Guilherme Santos Mello. Mark Weisbrot. Boaventura de Sousa Santos. Luiz Inácio Lula da Silva. Dilma Rousseff. [Autores de Capítulo]




.......................
Golpe en Brasil reúne textos escritos entre abril y junio de 2016, período en el que se dio inicio al proceso de destitución de la presidenta Dilma Rousseff. Los autores aquí presentados nos ayudan a entender cómo se ha gestado y qué perspectivas se abren en el complejo proceso de desestabilización del orden democrático que vive actualmente Brasil.
Este libro quiere contribuir a entender qué ha pasado en Brasil para que podamos luchar y organizarnos mejor para garantizar el legítimo regreso de Dilma Rousseff a la presidencia de la república. También, para que la izquierda pueda enfrentar los inmensos desafíos que esta experiencia truculenta nos deja como lección.




MERCOSUR: la derecha amenaza con suspender a Venezuela

Reunión de coordinadores del Mercosur, anteayer, en Uruguay

 Reunión de coordinadores del Mercosur, anteayer, en Uruguay.

El Mercosur amenaza con suspender a Venezuela

Exigió a Maduro que ajuste su legislación a la del bloque; sería excluido si no cumple con 300 normas
LA NACION

La paciencia con el régimen de Nicolás Maduro parece haberse agotado. Los miembros del Mercosur emplazarán a Venezuela a ajustar su normativa con las reglas internas del bloque bajo un firme condicionante: en caso de no cumplir el pedido en un plazo prudencial podrían suspender a Caracas como miembro pleno del bloque.
Apenas 10 horas después de la reunión de coordinadores de los países fundadores del Mercosur que se realizó anteayer en Montevideo, las cancillerías de Uruguay, Paraguay, Brasil y la Argentina decidieron exigir a Venezuela el cumplimiento del proceso de adhesión plena al bloque. Así se lo notificaron anoche a Caracas, a fin de que el presidente Maduro se ajuste a las normas del Mercosur en un plazo determinado, que aún no trascendió. Algunas fuentes consultadas dijeron que sería hasta diciembre de este año la fecha límite y otros hablaron de marzo de 2017. Pero lo concreto es que hay una decisión unánime de que en el caso de no aceptar las reglas de juego del Mercosur podrían suspender a Venezuela hasta que cumpla.
"Nadie exige ser el mejor alumno. Pero tampoco podemos tener un Mercosur donde todos sus miembros hicieron un gran esfuerzo en ajustar sus normativas a un bloque común y Venezuela no hizo nada de esto", expresó ayer a LA NACION un destacado funcionario del Gobierno.
Desde que se incorporó, en 2012, Venezuela sólo acondicionó menos de un 30% de sus leyes internas a las normativas que rigen para todos los países del Mercosur. Esto es no sólo en el plano comercial, sino también político, de calidad democrática y de derechos humanos, entre otras variables a tener en cuenta.
Según un detallado estudio técnico de las cancillerías que integran el Mercosur, Venezuela debe aprobar aún 300 normativas del bloque, y le resta adecuar su legislación a 30 tratados internacionales adheridos por todos los miembros plenos del Mercosur.
Está claro que el presidente Maduro podría alegar que el problema radica en la falta de una ratificación de esas normas por parte del Congreso de su país y que no es un problema del Poder Ejecutivo. Pero tanto Brasil como la Argentina, Paraguay y Uruguay creen que ya pasó suficiente tiempo y Caracas aún no dio muestras claras de sumarse plenamente al Mercosur más allá de la retórica.
La decisión de avanzar con un llamado de alerta a Venezuela surgió anteayer de una reunión que se hizo en Montevideo, donde estuvieron el embajador de Paraguay en el Mercosur, Rigoberto Gauto; el subsecretario para Asuntos de América Latina y el Caribe de Brasil, Paulo Estivalet de Mesquita; el representante de la cancillería uruguaya Gabriel Bellón, y la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales de la Argentina, Cristina Boldorini. Venezuela estuvo ausente en ese encuentro, donde se abordó también la polémica por la presidencia pro témpore del Mercosur, que Caracas asumió en forma unilateral y sin consenso pleno.
Al finalizar esa reunión, el coordinador paraguayo expresó: "Se ha constatado el incumplimiento de Venezuela [con el Mercosur], que desde luego ya lo habíamos adelantado, y hemos tomado nota de ese incumplimiento, y a partir de ahí es que se ha generado una serie de propuestas que vamos a elevar a nuestras autoridades", dijo. Unas horas más tarde las cancillerías del bloque resolvieron avanzar en una suerte de ultimátum a Maduro.

Derechos humanos

En forma paralela a esto, la Comisión de Derechos Humanos del Parlasur presentó el lunes pasado al gobierno argentino un duro informe sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela. El documento, al que accedió LA NACION, reveló un preocupante deterioro de los derechos humanos, la grave situación de los presos políticos y la delicada situación de asistencia humanitaria y de alimentos que sufren hoy los venezolanos.
El informe se realizó sobre la base de las audiencias públicas convocadas en Caracas por parte de los parlamentarios del Parlasur entre el 7 y el 8 de julio pasado. Allí se denunció que el gobierno de Maduro entorpeció la tarea de la comisión parlamentaria e impidió visitar a varios presos políticos. La presidenta de esa comisión del Parlasur, Cecilia Britto, presentó ese documento al secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, y al embajador Leandro Despouy.

Histórico: tras cuatro años de negociaciones, se firmó en La Habana el acuerdo de paz entre el gobierno de Colombia y las FARC. Videos con las declaraciones de los máximos representantes de la guerrilla y el gobierno de Santos

Rsumen Latinoamericano / Telesur/ 24 de Agosto 2016.-

Jefe de la delegación del Gobierno de Colombia enfatizó que el acuerdo tiene contenido reparador; mientras que las FARC-EP perciben el acuerdo como la puerta abierta para el debate de ideas.
 
“Las sanciones previstas en el acuerdo tienen un amplio contenido reparador. La justicia transicional no es impunidad sino otra forma de hacer democracia”, aseveró Humberto de la Calle, jefe negociador de la delegación del Gobierno de Colombia, durante la firma del acuerdo final entre las FARC-EP y el Gobierno colombiano este miércoles en La Habana, Cuba.
Con respecto al plebiscito, De la Calle señaló que los acuerdos representan una “hoja de ruta para Colombia” y tiene como propósito darle una nueva oportunidad a la vida pero “son los colombianos quienes decidirán si hemos acertado o no”.
“El narcotráfico no desaparecerá mañana pero el acuerdo es un paso enorme para mitigar los efectos de esa maldición”, dijo el jefe negociador. Agregó que la reforma rural es un “diseño útil” que ayuda a superar el problema de los cultivos ilícitos generando un nuevo entorno en el tema del narcotráfico.
“Este marco es una oportunidad para profundizar la lucha contra la corrupción, estigma que compromete al sector público y al privado, es verdad que en la política local comienza la corrupción”, enfatizó De la Calle.



Dejación de las armas

“Las armas desaparecerán de las manos de las FARC-EP. Exigimos a las FARC-EP con firmeza la no repetición. Nadie deberá alentar formas de la mal llamada justicia privada”, aseguró De la Calle.
Según el jefe negociador del Gobierno de Colombia se ha logrado establecer un “compromiso serio y transparente”, el cual tiene un mecanismo de monitoreo y verificación de gran calado, “los miembros de la ONU y la Celac imprimen un sello de confianza” al proceso de paz.
Por último, agradeció a los gobiernos de Venezuela, Chile, Noruega y en especial al gobierno de Cuba por su apoyo y apertura durante todo el proceso de paz.
El jefe de la delegación de las FARC-EP, Iván Márquez, aseguró este miércoles que el Acuerdo de Paz no es un punto de llegada, sino un punto de partida para un futuro de dignidad para todos los colombianos.
Márquez aseveró que “este día se entregó a Colombia la potencia transformadora que hemos construido durante años de luchas”.
“Este día se entregan las armas, para entrar en el debate de las ideas”, dijo Márquez, y agregó que “esto tiene como prioridad la trasformación social que claman las mayorías, es decir la gente pobre de Colombia”.
Indicó que lo pobres de Colombia tendrán un puesto de lucha en la política del país. Tras este acuerdo los afrocolombianos, indígenas y mujeres de la nación tendrán el derecho que merecen, y el Gobierno deberá responder por estos, enfatizó.



Para esto debe abrirse un debate nacional, donde los diferentes grupos del pueblo colombiano se escuchen los unos a los otros, dijo el líder insurgente.
“La involucración de todos los colombianos es vital para que la paz duradera se de de manera perfecta”, aseveró.
Agradeció a los Gobiernos de Cuba, Noruega, Chile y Venezuela, en este último recordó al líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez Frías.



miércoles, 24 de agosto de 2016

Uruguay y Bolivia asisieron hoy a la reunión del Mercosur convocada por Venezuela: faltaron Argentina, Brasil y Paraguay, que ningunean a Caracas

El País (Uruguay)

El Mercosur mostró este miércoles su profunda fractura, cuando Venezuela convocó una reunión en Montevideo a la que solo asistió Uruguay, en tanto el resto de los socios la ignoraron.

La sorpresiva convocatoria mostró la división en el Mercosur, bloque fundado en 1991 por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, al que Venezuela se unió de forma polémica en 2012.

El llamado de Caracas, que se proclamó al frente del grupo luego de que Uruguay abandonara la presidencia rotativa al término de su mandato de seis meses a fines de julio, fue desoído por Argentina, Brasil y Paraguay, que no asistieron a la reunión, según los datos proporcionados a periodistas por funcionarios de la cancillería uruguaya.

Uruguay es el único de los socios que acepta a Venezuela al frente de la coordinación de actividades de este grupo comercial, en tanto Brasilia, Buenos Aires y Asunción desconocen su mandato.

El martes, una reunión de coordinadores se realizó en Montevideo con ausencia de representantes venezolanos. Este miércoles, en el mismo lugar, la sede del Mercosur en la capital uruguaya, solo dos socios estuvieron presentes, junto a Bolivia, que tramita su membresía plena.


La pulseada política.


Al promediar el encuentro este miércoles, la cancillería uruguaya informaba a los periodistas acreditados: "No se prevé que asistan otras" delegaciones además de la venezolana, la uruguaya y la boliviana.
Al finalizar, el coordinador venezolano en el bloque, Héctor Constant, hizo una declaración a la prensa en la que estuvo acompañado solo del embajador boliviano Benjamín Blanco. No hubo presencia de representantes uruguayos.

Sin aceptar preguntas, sostuvo que la cita fue "convocada por la presidencia pro témpore venezolana" para detallar los "lineamientos de Venezuela en su presidencia pro témpore".

Entre las prioridades de Caracas, indicó, figuran profundizar los contactos con Cuba, China y Rusia, la continuación de las tratativas con la Unión Europea por un acuerdo de libre comercio, y una propuesta de "Mercosur musical" en base a la experiencia de Venezuela en orquestas infantiles y juveniles.

El representante venezolano habló detrás de un pequeño cartel con el logotipo del Mercosur y la inscripción "Presidencia".


Venezuela en la picota.

El Mercosur atraviesa una de sus peores crisis, solo equiparable a la que generó la suspensión de Paraguay en 2012 luego de un juicio parlamentario que destituyó al presidente de izquierda Fernando Lugo.

Entonces, en una cumbre presidencial incompleta, Uruguay, Argentina y Brasil resolvieron precisamente el ingreso de Venezuela como miembro pleno.

Por orden alfabético, en julio de 2016 Venezuela debía asumir la presidencia rotativa del grupo.

Pero Brasil, Paraguay y Argentina se opusieron por la situación política que atraviesa el país caribeño. Los tres consideran "vacante" la presidencia del Mercosur.

El canciller brasileño, José Serra, dijo lisa y llanamente la semana pasada que su país considera que "Venezuela vive bajo un régimen autoritario, no democrático" y argumentó que "un país que tiene presos políticos no puede ser un país democrático".

"Venezuela no va a asumir el Mercosur, eso es seguro", remató el ministro brasileño.

Paraguay de su lado, pidió a Venezuela que libere a los opositores presos y acusó al gobierno de Nicolás Maduro de querer bloquear el Parlamento -de mayoría opositora- a través de la Justicia.

Argentina en tanto, quiere un gobierno colegiado del Mercosur hasta que asuma la presidencia en enero próximo, mientras su presidente Mauricio Macri ha sido muy crítico de la situación de derechos humanos en Venezuela.

Uruguay es el único socio que quiere que Caracas asuma la presidencia y acepta la decisión de Maduro, que se proclamó al frente del Mercosur una vez que Montevideo dejó el puesto, aunque el resto de los socios no lo reconocen ni aceptan sus decisiones, como evidenció la convocatoria de este miércoles.

Uruguay considera que jurídicamente no hay obstáculos para que Caracas asuma al frente del Mercosur. Sin embargo, no hubo acto de traspaso del puesto como ha ocurrido en los últimos 25 años y el traspaso automático no está contemplado en la normativa del bloque.

Maduro de su lado, acusó a Argentina, Brasil y Paraguay de formar "la triple alianza de torturadores de Suramérica", calificó al gobierno interino brasileño como "una dictadura impuesta", tildó a Macri de "fracasado" y al gobierno de Horacio Cartes en Paraguay de "oligarquía (...) corrupta y narcotraficante".

Así las cosas, el Mercosur se encamina a una suerte de gobierno colegiado en lo que queda del semestre, que será ejercido por Brasil, Argentina y Paraguay, sin que sea claro el papel que jugará Uruguay.

Más concesiones unilaterales a EEUU: Macri firmó el decreto para eliminar la "tasa de reciprocidad". No se le cobra más la VISA a los visitantes estadounidenses. Pero los argentinos sí seguirán pagando entre 160 y 265 dólares para entrar a EEUU

Los norteamericanos podrán ingresar al país sin pagar ningún monto. La VISA para ir al país del norte, sin embargo, se mantiene.
Desde que asumió el macrismo, el Gobierno cambió el rumbo en política internacional y, mientras se alejó de países como Venezuela, intentó acercarse a Inglaterra o Estados Unidos. Este martes se conoció un nuevo beneficio para los norteamericanos: se eliminará la "tasa de reciprocidad".

El Gobierno nacional eliminó la tasa que pagaban ciudadanos estadounidenses que ingresaban al país por motivo de turismo o negocios. La medida se adoptó a través del decreto 959 publicado hoy en el Boletín Oficial, con las firmas del presidente Mauricio Macri, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

Tras esto, se modifica un decreto de 2008 firmado por Cristina Kirchner que creaba la "tasa de solicitud de ingreso al país por motivo de turismo o negocios, la que deberá ser abonada al momento de ingresar a la República Argentina, por los extranjeros que se encuentren eximidos de la visación consular argentina por motivos de turismo o negocios y que sean nacionales de países que exijan a lo ciudadanos argentinos el pago de una tasa por la solicitud y/o tramitación de visa consular de ingreso a sus respectivos territorios".

En el decreto publicado hoy se indica que "quedan exceptuados del pago de la tasa referida" los "ciudadanos nativos de los Estados Unidos de América que por cualquier motivo ingresen al Territorio Argentino".

En marzo pasado, el Gobierno había suspendido por 90 días el cobro de la "tasa de reciprocidad" que tienen que pagar los estadounidenses que llegan al país por placer o por negocios. Esa medida se había decidido en el marco de un acuerdo firmado hoy entre los presidentes Mauricio Macri y Barack Obama en Buenos Aires.

El Gobierno, con esta nueva medida, destacó que "resulta necesario fortalecer con los Estados Unidos de América las relaciones bilaterales tendientes a impulsar el comercio y el turismo, brindar nuevos mecanismos para el desarrollo en materia de política migratoria, y avanzar en la integración y movilidad de los migrantes".

Pese a todas estas nuevas medidas, la VISA que necesitan los argentinos para ingresar al país del norte se mantiene vigente.

----------------------------------------------------------------------------

Fractura? El MERCOSUR neoliberal excluye a Venezuela, promueve un TLC con la Unión Europea y una convergencia con la Alianza del Pacífico. Venezuela, por su lado, llama a una reunión del bloque

Por JUAN PABLO CORREA
El País (Uruguay)

Una larga reunión ayer en el edificio del Mercosur, que comenzó por la mañana y terminó sobre la hora 19, puso en marcha lo que, en los hechos, será una conducción transitoria del bloque que se extenderá hasta fin de año. Esto implica que no habrá una presidencia de Venezuela, por más que este país convoque
Ayer Venezuela no participó en la reunión. La situación en el acéfalo bloque sigue siendo de confusión por la fuerte oposición de Brasil, Paraguay y Argentina a que el gobierno de Nicolás Maduro asuma la presidencia del Mercosur.
El vicecanciller paraguayo Rigoberto Gauto, que encabezó la delegación de su gobierno, dijo a El País que "siempre" se invitará a Venezuela a las reuniones que se realizarán en Montevideo. Agregó que "naturalmente" se constató el incumplimiento del gobierno del país caribeño de los compromisos que había asumido con el Mercosur. Gauto explicó también que hasta diciembre, cuando debería asumir Argentina la presidencia rotativa del bloque, se realizarán "solo las reuniones imprescindibles" porque el Mercosur tendrá una especie de funcionamiento "de emergencia" hasta entonces.
Venezuela no participó en la reunión de ayer y, en los hechos, al haberse fijado por parte de los otros socios un calendario de reuniones parece haber quedado en situación de casi exclusión. Uruguay se opone a una especie de conducción colegiada transitoria pero Gauto señaló que "es el mecanismo que acordamos".
Los integrantes de las restantes delegaciones no hicieron comentarios. El Mercosur seguirá sí con su "agenda externa", lo que supone que Uruguay coordinará las negociaciones por un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea, y Paraguay el acercamiento a los países de la Alianza del Pacífico. Los coordinadores elevarán "opciones" a los cancilleres para resolver el tema de la presidencia acéfala, dijo Gauto.
Paraguay ha tenido un rol protagónico y es, junto con Brasil, el socio que impulsa "apretar las clavijas" a Venezuela. De hecho, el 26 de mayo pasado envió una carta al canciller Rodolfo Nin Novoa, en la que pedía una reunión extraordinaria para analizar la situación de Venezuela en el marco del Protocolo de Ushuaia sobre Compromiso Democrático en el Mercosur y Estados Asociados, aprobado el 24 de julio de 1998 ("cláusula democrática").
"Esta reunión sería para analizar y evaluar la situación que afecta a la República Bolivariana de Venezuela, que consideramos amerita un encuentro a este nivel atendiendo principalmente nuestro compromiso con la democracia, los derechos humanos, el fortalecimiento del bienestar de nuestros pueblos y los objetivos de unión e integración de nuestros pueblos", dice la carta a la que accedió El País.
Sin embargo, Venezuela sigue imperturbable y ayer en el sitio web de su cancillería bajo una imagen de Simón Bolívar y la frase "Venezuela es Mercosur" publicó un largo calendario de reuniones previstas hasta fin de año. También publicó un comunicado de la Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur que señala que "un grupo de países del bloque ha empezado una campaña de bullying institucional a la República Bolivariana de Venezuela, en una estrategia coordinada de paralización del Mercosur, con la cancelación o postergación de reuniones del Consejo Mercado Común".

Venezuela llama a "su" reunión de coordinación.

Venezuela tiene su propia agenda y la pretende llevar adelante de cualquier manera. Para hoy a las 11 convoca a una reunión de coordinadores nacionales del Grupo Mercado Común en la sede del Mercosur "a los fines de abordar los desafíos y el porvenir del bloque, con la finalidad de avanzar en una mayor y mejor integración durante el semestre en curso, y en aras de preservar la integridad del Mercosur". Lo que pueda ocurrir hoy es una incógnita. El único país que ha manifestado voluntad de ir a las reuniones que convoque Venezuela es Uruguay. Se podría dar la situación insólita que de los cinco países socios del Mercosur, solamente dos participen de un encuentro convocado por un país que dice tener la presidencia del bloque, aunque tres miembros no la reconozcan.


-------------------------------------------------------------------------

El Mercosur promoverá acuerdos comerciales sin aval de Venezuela

Seguirán las negociaciones con la UE y la Alianza del Pacífico pese a la crisis
Corresponsal en Uruguay

 
MONTEVIDEO.- El Mercosur decidió avanzar en negociaciones con Unión Europea y con la Alianza del Pacífico, desconociendo a Venezuela como interlocutor para esas acciones, según lo que manifestó el viceministro de Relaciones Económicas e Integración de la cancillería paraguaya, Rigoberto Gauto, al término de una reunión de más de siete horas que ayer hubo aquí entre representantes de los socios fundadores del bloque.
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.
¿Lo que dijo Gauto lo dijo como vocero o por cuenta de Paraguay? No quedó claro, porque tras la extensa sesión fue el único que habló y no aceptó preguntas. Pero lo concreto es que el delegado paraguayo aseguró que las reuniones se harán en Montevideo y no en otro país. En los hechos, la presidencia la tiene simbólicamente Venezuela, pero Uruguay es la sede.
Gauto dijo también que "se ha constatado el incumplimiento" de Venezuela de compromisos del Mercosur y que los delegados elaboraron una serie de medidas y alternativas. No hubo decisión política, porque eso corresponde a los cancilleres, pero sin entrar en la resolución de la presidencia pro témpore, que Venezuela reivindica como asumida, pero Brasil y Paraguay rechazan tajantemente, lo anunciado por el vocero de los coordinadores nacionales hizo referencia a una titularidad vacante y a la asignación de tareas para relacionamiento externo a los países miembros.
Gauto habló de "un período de emergencia" y reconoció que no se podrá "tener la reunión de todos los órganos, pero sí lo principal, para asegurar el relacionamiento entre miembros y hacia otros países".
¿Sobre qué hablaron los coordinadores, que se reunieron en el edificio Parque Hotel, donde está la sede administrativa? El paraguayo dijo: "Abordamos los tres temas principales: la cuestión de Venezuela, la vacancia de la presidencia pro témpore y el relacionamiento externo".
A la vez, el delegado de Paraguay dijo que "entre coordinadores hubo bastante coincidencia", pero que no se puede "saber a nivel de los ministros cuál de las opciones prefieren elegir". Y añadió que se "analizaron varias opciones que elevamos a las autoridades".
Pero el que ofició de vocero del bloque puso acento en las negociaciones para lograr acuerdos comerciales con otros bloques o países. "Sobre relacionamiento externo nos reuniremos aquí mismo [y con eso marcó distancia con Caracas] para analizar el impulso de las negociaciones con la Unión Europea", agregó Gauto.
"Acordamos un texto que se dará a distintos países para anunciar cómo seguiremos esas conversaciones", añadió. Así, Venezuela quedó fuera de la jugada. "Uruguay ha sido elegido para coordinar las negociaciones con la Unión Europea, y Paraguay estará a cargo de las gestiones para relacionarse con la Alianza del Pacífico", manifestó como adelanto del contenido de esa carta diplomática a las contrapartes.
No parecería una novedad eso, porque es algo que ya se ha manejado. Pero dicho en esta ocasión refuerza la idea de que el Mercosur está dispuesto a seguir los caminos fijados, pero desconociendo al gobierno de Nicolás Maduro como un actor político diplomático para todo eso. "Venezuela estaba invitada e infortunadamente no ha venido; la extrañamos un poquito, hubiera sido bueno tenerla entre nosotros para hablar de los temas que se plantearon", dijo Gauto. Se refería al faltazo que dieron ayer los representantes de Venezuela.

martes, 23 de agosto de 2016

Noah Mamet, el embajador "modelo" de EEUU, que posó para La Nación revista: "Necesitamos que la Argentina triunfe". Jugó al paddle con Macri en Olivos, como Menem con Bush. Una entrevista llena de símbolos sobre la nueva relación privilegiada Argentina-EEUU

El embajador de EE.UU. tiene menos de dos años en el país, pero ya se mueve como un porteño más. Abre su residencia para asados y muestras de arte, se deja ver en lugares de moda y hasta organiza travesías en moto. Dice que quiere reinventar la diplomacia y elogia en nuevo rumbo de la relación bilateral
LA NACION Revista

Diluvia y salvo por el policía federal apostado sin garita sobre la avenida del Libertador, guarecido por una capa azul de plástico, todo indica que dentro del Palacio Bosch, la residencia del embajador de los Estados Unidos, Noah Mamet, una "revolución" de estilos y de formas ha logrado desplazar al statu quo diplomático: su moto Harley Davidson, con la que en enero recorrió los Siete Lagos, descansa cubierta por una funda en la entrada del palacio. Adentro, hay otras curiosidades: desde una huerta orgánica que Mamet mandó construir para que las frutas y las verduras se ingieran sin pesticidas hasta una flamante mesa de pool que se recorta entre imponentes chandeliers y columnas doradas a la hoja. Sobre una mesa Luis XVI, un puñado de fotos revelan la intimidad de este californiano de 47 años, consultor político y financiero, recaudador en la última campaña de Barack Obama. En enero de 2015 recibió el plácet tras sortear en el senado estadounidense una férrea oposición republicana que arremetía contra su nulo conocimiento del país y del idioma. Ahora, en los portarretratos, Mamet sonríe al lado de Mick Jagger y también lo hace junto a los chicos de la ONG La Unión de los Pibes, invitados asiduos a jugar picaditos en el soberbio jardín de la residencia diseñado por Thays.
Basta conocer los contrastes de esa apertura palaciega para entender que lo que está en juego va más allá de una visión aggiornada y rupturista en las relaciones bilaterales: en poco tiempo Mamet ha logrado no sólo amalgamarse en el entramado social porteño, también aportó lo suyo para refundar los vínculos entre ambos países. Se lo ve con amigos argentinos en el Teatro Colón, en las vernissages de muestras de arte, en los restaurantes palermitanos de moda. También como ideólogo de viajes mixtos hacia Estados Unidos para juntar a las dos partes interesadas en las inversiones. Un gesto elocuente delata su esmero para entretejer relaciones más allá de cualquier grupo de pertenencia. En uno de los livings de la residencia, enmarcada como un baluarte o un signo de identificación, una camiseta xeneize recibe a sus visitantes. Pero al girar el cuadro, el anverso mostrará también los colores de River. El ardid se explica en sus lazos. Es tan amigo de D'Onofrio como de Angelici. "Conozco bien esa rivalidad, pero aquí yo quiero que todos se sientan a gusto", dice Mamet, un consumado tenista y golfista, por demás afable, que también profesa la pasión futbolera. Aunque, fiel a su estilo, no revelará cuál es su equipo, pero sí, abundará ante La Nación revista en elogios hacia el nuevo rumbo del país. "Amo a la Argentina y a su gente", dice en español. Y esa frase la repetirá como un mantra.

Usted es un diplomático atípico: usa Twitter, postea viajes y reuniones, lugares y personas que frecuenta. ¿Es una nueva forma de ejercer la diplomacia?

Sí. Intento reinventar la diplomacia para el mundo interconectado de hoy. Cuando llegué aquí mi meta era incrementar la conectividad en todos los niveles, detectar todas las áreas en las que podíamos colaborar para un interés recíproco. Me enfoqué en cuatro áreas poco controvertidas pero importantes: ciencia, tecnología, energía e intercambio estudiantil. Ahora son muchas más. Pero para mí no sólo es importante concentrarme en los niveles de las relaciones exteriores, sino también involucrarme con la comunidad.
¿Cómo es eso?

Queremos usar esta residencia como un medio para afianzar lazos de forma bien amplia. Aquí invito a comer asados, a participar de escuelitas de tenis y de fútbol a muchas organizaciones infantiles. Estamos sentados en esta sala de música que fue construida para conciertos y la última vez que se hizo uno fue muchísimos años atrás. "Hay que empezar de vuelta", dije. Ahora hacemos degustaciones de vinos, el quincho para los asados nunca ha tenido tanto uso. "Pilo" Bordón, actual embajador en Chile y antes en Estados Unidos, se emocionó el año pasado cuando hicimos el primer asado. "Hace 30 años que vengo al Palacio Bosch -dijo-, pero ésta es la primera vez que como un asado acá". Aprendí de eso y me propuse hacer muchos más. Compré una mesa de pool porque me di cuenta de que en un comedor tan formal no se pueden construir relaciones con fluidez. Entonces recibo a gente constantemente de todos los sectores. Y se han sellado negocios entre gente que se conoció aquí. Yo bromeaba y les decía que debían pagarle un diez por ciento de comisión a mi gobierno. Pero me retrucaron que ya lo hacían pagando impuestos.

¿Es una "revolución" de forma y de fondo?

Sí. Es importante crear puentes lo más rápido posible. Y eso se logra a través de las relaciones interpersonales. Son clave. Cuanto más vínculos haya entre la gente, mejor trabajarán nuestros países. Mire la química que hubo entre Macri y Obama y entre las primeras damas.

¿Su origen californiano explica esas formas audaces?

En parte, sí. California, y sus ciudades con playa son menos formales y amistosas. Cuando llegué por primera vez a Washington no tenía sobretodo y tenía un solo traje. Es importante adaptarse a los lugares y Buenos Aires fue para mí un ámbito natural para trabajar porque la gente es extrovertida. Amo y disfruto mucho este país; hay que incrementar el flujo turístico. Suelo bromear con que ayudo a la economía local invitando a mis amigos y familiares. A veces, me siento gerenciando un hotel porque muchos se hospedan acá. Por primera vez en 99 años iluminamos la fachada de la residencia, uno de los edificios más lindos pero que siempre estaba oscuro por las noches. Queremos mostrar una nueva presencia.

Ha sido testigo de dos etapas bien diferenciadas del país: los últimos once meses del gobierno de Cristina Kirchner y la era Macri. ¿Cuál es la opinión de Washington sobre los Kirchner?

Me sorprendió al llegar la escasa comunicación que había. Salvo por dos viajes, a Orlando y a Europa, los Kirchner no habían viajado mucho. Quizás les faltaba conocer más Estados Unidos y no guiarse por estereotipos. Una interacción más fluida entre personas y Estados crea siempre mejores relaciones. Pero ni yo ni ningún embajador fuimos recibidos por Cristina Kirchner, lo cual es inusual. Hubo progresos en cuatro áreas: ciencia, tecnología, energía e intercambio estudiantil, aunque hubiéramos deseado avanzar con una agenda más completa como ahora.

¿Es usual que un presidente norteamericano respalde tan enfáticamente una gestión que se inicia, como sucedió con la visita de Obama?

No, no lo es. Pero no fue solo Estados Unidos. Europa y muchos países se entusiasmaron con una Argentina reinserta en el mundo y ofrecieron su apoyo. Estados Unidos no sólo desea que la Argentina sea exitosa, también lo necesita. Es central para poder focalizarnos en los grandes temas globales: terrorismo, narcotráfico, cambio climático, estabilidad financiera y derechos humanos. Necesitamos democracias fuertes y de la solidez de la tercera economía de la región. Vamos a hacer todo lo que podamos para respaldar a la Argentina.
¿Fue usted la persona clave en esa visita?

Sabía que Obama quería ir a Cuba después de siete décadas de embargo y que ese viaje era el momento ideal para venir aquí y celebrar el nuevo rumbo del país, tras 19 años sin visitas bilaterales. Argumenté que si Obama venía, debía hacerlo más rápido que tarde, en una clara señal de aprobación a la reinserción del país en el mundo. Y los cambios en los primeros días de Macri junto con la conformación de su gabinete, con gente talentosa y honesta, fueron una señal certera del nuevo rumbo que el mundo ahora festeja.

Las relaciones bilaterales han sido pendulares: fueron "carnales" con Menem, frías y por momentos hostiles con los Kirchner, ¿cómo las califica hoy?

Como maduras y positivas. No quiero mirar atrás. Hacia adelante, como dijo la canciller Malcorra, seguramente tendremos desacuerdos como todos los países, incluso como sucede entre amigos, pero aspiramos a un diálogo abierto y colaborativo, donde se puedan discutir todos los temas.

Los resonantes casos de corrupción que se vienen revelando deben ocuparlo con múltiples cables al Departamento de Estado. ¿Washington está sorprendido con el nivel de corrupción?

Lo que se ve muestra la importancia de la transparencia en los gobiernos, que creemos que es la dirección que asumió esta administración. Pero, sí, algunas cosas sorprenden. La corrupción, desafortunadamente, es un problema mundial. Mire Brasil. Me parece que los argentinos sienten que estos temas sólo les suceden a ustedes. Cuanto más inserto está un país en el mundo, más se da cuenta de que comparte los mismos desafíos con muchos otros. Por eso necesitamos que la Argentina triunfe y trabaje con nosotros en la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico, en corrupción y cambio climático.

¿Esta coyuntura, por los niveles exorbitantes de corrupción que se conocen, no le insume una comunicación más pormenorizada?

Le repito, es un mal global. Hablo con Washington todos los días, incluso lo hice hoy por la visita del Secretario de Estado, John Kerry, para profundizar los acuerdos suscriptos durante la visita de Obama y para seguir abriendo canales de comunicación, ya que las relaciones durante años no fueron lo robustas y positivas que hubiésemos querido. La seguridad y el narcotráfico son ahora una de las prioridades. Estamos avanzando para que Estados Unidos y las fuerzas especiales colombianas puedan entrenar a las fuerzas de seguridad locales para reforzar los controles contra el narcotráfico en la frontera con Bolivia. Les hemos mostrado a los miembros del Ministerio de Seguridad nuestro centro de fusión en California para que puedan exportar el modelo. Allí distintas agencias intercambian información y trabajan juntas en un mismo ámbito para reforzar la seguridad después del 11 de Septiembre.

¿Tiene Washington una opinión sobre el rol de Aníbal Fernández en el tráfico de efedrina y su presunta vinculación con los carteles mexicanos?

No puedo comentar sobre una investigación en curso. Sólo diré que estamos trabajando muy bien en temas de seguridad en general. Y no sólo con el Gobierno nacional; también con los provinciales, más allá de sus pertenencias políticas.
¿La DEA pedirá la extradición de Ibar Pérez Corradi?
Por ahora no hay planes de hacerlo.

¿Cuál es la opinión de Washington sobre la muerte de Alberto Nisman?
Voy a enfatizar lo que dije el día que estalló esa horrible tragedia, a los tres días de llegar aquí: deseamos que se haga justicia y que el caso se resuelva con la mayor transparencia. Enterados de los hechos, ofrecimos todo tipo de asistencia técnica en criminalística y en pruebas de laboratorio. Pero no obtuvimos respuesta.

¿Estados Unidos ayudará económicamente a la Argentina para acoger a los refugiados sirios?

La ONU, varias ONG y Estados Unidos estamos trabajando juntos para ayudar a los países con ese compromiso. El tema de los refugiados es primordial no sólo para Estados Unidos; también para la comunidad global. Canadá acogerá 25.000 y otros tantos Noruega y Suecia. Estamos en el proceso de materializar esa ayuda, en parte financiera y en parte logística: en clases de idiomas, puestos de trabajo, vivienda. Hay muchos componentes en esto y la coalición se está esforzando para la reubicación de la gente y para crear las condiciones para solucionar los problemas.

¿Qué tipo de relación tiene con el presidente Macri?

Una profesional, cálida y cordial. Lo conocí la primera semana que llegué a Buenos Aires y en el mismo lapso también me reuní con Scioli y Massa. Era muy importante para la embajada tener buenas relaciones con cada uno de los candidatos y con los diferentes partidos, ya que no se sabía quién sería presidente. Nuestro trabajo es el de construir puentes y tenemos buenas relaciones con los diferentes líderes políticos. En mi caso, cuando Macri asumió comenzamos a estrechar aún más la relación.

¿Fue invitado a la quinta Los Abrojos?

Sí, un par de veces para reuniones de trabajo y también fui a Olivos. Jugué paddle en su quinta, antes de su operación de rodilla. Ganó él, por supuesto. Sería una mala idea ganarle al Presidente [ríe]. La verdad es que él es muy bueno y muy competitivo. Fue divertido, a pesar de que me caí y que mi rodilla comenzó a sangrar. Juliana estaba ahí y me atendió. Lo último que quería era manchar la cancha del Presidente. Pero soy de jugar mucho tenis. Lo hice con Ricardo Darín, con Leonardo Mayer y lo invité a Del Potro. El tenis en esta residencia es otra buena vía para conectar con la gente.

¿Cómo surgió su amistad con Obama?

Irónicamente, yo era muy cercano a los Clinton. En la campaña de 2008 trabajé con Hillary, quien perdió la interna frente al entonces senador Obama. Inmediatamente, él me cayó bárbaro. Y cuando asumió como presidente lo ayudé a incrementar el turismo en los Estados Unidos. Creamos la entidad Viajes USA. Luego, en su campaña de reelección, también trabajé muy cerca de él. Después me pidió que fuera su embajador aquí. Al principio dudé porque me gustaba mucho mi vida en California y podía actuar en política mientras mantenía mi propia consultora en San Francisco y en Los Ángeles. Pero era una oportunidad única y en la vida las ventanas se abren y se cierran. Así que acepté, no sólo para representar a mi país; también para trabajar con un presidente que admiro, respeto y considero un amigo.
¿Cercano?

Los presidentes suelen tener amistades de antes. Después está la gente con la que desarrollan buena química y trabajan. Ese sería mi caso. Cuando trataba de convencerlo para que viniera a la Argentina, le dije: "Si viene con su familia, tiene que ir a Bariloche. Es uno de los lugares más lindos del mundo". Yo venía de hacer un viaje en moto por los Siete Lagos y quedé maravillado por la belleza del lugar. Me hizo caso y ahora quiere volver.

Si Hillary resulta electa, ¿piensa que será reconfirmado como embajador?
No lo sé. Creo que hay mucho respaldo para que permanezca aquí, pero eso depende de quién sea el presidente electo. Si me lo pidiera, diría que sí porque me encanta la Argentina y creo que estamos haciendo buenas cosas para ambos países.

¿En qué se diferencian los estilos de liderazgo de Obama y de Hillary?

Los dos son muy inteligentes. A diferencia de Obama cuando fue electo, ella conoce Washington mejor que nadie, porque fue senadora, secretaria de Estado y primera dama ocho años. Conoce el trabajo presidencial probablemente mejor que nadie que alguna vez se haya postulado a presidente. Ambos tienen diferentes fortalezas. Pero como hay una campaña de por medio, preferiría no entrar en detalles ya que como embajador represento a todo el país y no a un partido.

¿A qué le atribuye su alta impopularidad entre el electorado?
Es que no la conocen. Yo sí y puedo asegurarle que no sólo es muy inteligente, también es muy agradable. Se trate de un político o una celebridad, mucha gente cree conocer a las personas por los estereotipos que se construyen a partir de un perfil público. A Hillary le sobran cualidades.

Al margen de ISIS, ¿WikiLeaks es ahora el gran enemigo de Estados Unidos y, en particular, de los demócratas?

Sin comentarios.

¿Cómo imagina Estados Unidos gobernado por Trump?

No lo sé y, francamente, tampoco creo que él lo tenga muy en claro.

¿Cuáles han sido sus aciertos diplomáticos?

Hemos sido los primeros en llevar a una delegación de treinta argentinos, entre funcionarios y gente del sector privado, a Los Ángeles, Silicon Valley y San Francisco para enfocarnos en tecnología, innovación y energías renovables. Visitaron 35 compañías, entre ellas la planta de autos eléctricos Tesla; una start up de realidad virtual, en Venice; el puerto de Los Ángeles para conocer la eficiencia con la que allí se mueven las cargas; el Instituto de Investigaciones de Stanford; la incubadora de negocios Singularity University, y todo lo que UCLA está haciendo en temas de sustentabilidad. Fue un gran éxito: el sector privado no había viajado nunca a Estados Unidos con funcionarios.

En el ranking de posibles inversiones estadounidenses, ¿qué sector resulta más atractivo?

El de las energías renovables. En Los Ángeles la mitad de la energía que se consuma en los próximos tres años provendrá de fuentes eólicas y solares. Acá hay menos del uno por ciento, con mejores vientos en el Sur y mejor sol en el Norte y mucho interés de los inversores. De hecho, el subsecretario de Energías Renovables, Sebastián Kind, participó de ese viaje. Y nuestros expertos viajaron cuatro veces aquí para asesorar sobre una matriz energética inteligente.

Debe haber sido el primer embajador en la historia de Estados Unidos en viajar al Sur en una Harley Davidson. ¿Es así?

Es correcto. Y es por lo que hablábamos antes: encontrar formas alternativas para conectar con la comunidad. Con mis amigos argentinos nos bautizamos meat riders, en vez de easy riders, porque en los 1500 kilómetros que recorrimos las postas eran siempre los asados. Pero también estuve en una docena de provincias. Me impactó mucho la Cueva del Suri, en Cafayate y quiero hacer un concierto allí para que se vea en la televisión local y de Estados Unidos. Otra idea es llevar a Miami el clásico River-Boca. Y seguiremos exhibiendo arte argentino en esta residencia. Primero fue Minujín, ahora está Pablo Reynoso. Créalo o no, eso nunca se había hecho.

¿Cómo su velada aquí mismo con Mick Jagger?

Algo fantástico y surrealista, también. ¡Es Mick Jagger! A él le encanta la arquitectura, así que le mostré todos los ambientes y le conté la historia de la casa. Cuando estábamos en el quincho tomando una cerveza, Mick me dijo: "Noah, te voy a contar un secreto: Después de 50 años, vamos a tocar en Cuba por primera vez, el 21 de marzo". Y yo, que sabía que Obama iba a estar en allí ese mismo momento, aunque todavía no lo habíamos anunciado, le dije: "Mick, ahora tengo yo que contarte un secreto: por primera vez, después de 70 años, un presidente de Estados Unidos irá a Cuba ese mismo día. La verdad, no creo que la isla sea lo suficientemente grande para ustedes dos".

1969

Nació el 8 de abril de ese año en Manhattan Beach, California, en el seno de una familia judía

1992

Se graduó en la UCLA con el título de Bachelor of Arts, con especialización en Ciencias políticas y Relaciones internacionales, y colaboró en Santa Bárbara en la campaña presidencial de Bill Clinton

De 1996 a 2003

Fue asesor en temas financieros del líder demócrata Dick Gephardt en la Cámara de Representantes

2004

Fundó la consultora política-económica Noah Mamet & Associates

2007

Participó de la delegación internacional que monitoreó las elecciones en Sierra Leona

2008

Colaboró en la campaña para la postulación demócrata de Hillary, que ganó Obama, y cuatro años después fue uno de los mayores recaudadores para la reelección del Presidente

La obsesión de Obama para aprobar el TPP, los riesgos electorales y el oscuro tráfico de votos en el Congreso de EEUU

Mark Weisbrot

Obama’s New Campaign for the TPP Could Drag Down Democrats

How much is President Obama willing to harm the Democratic Party in order to win approval for the deeply unpopular Trans-Pacific Partnership (TPP) “trade” agreement? We may soon find out.
On Tuesday, Politico broke the story that the White House will be “making an all-out push to win passage of the deal in the lame duck session of Congress, organizing 30 events over the congressional recess.” The effort will be designed to put pressure not only on Democratic members of Congress, but also on swing Republican votes, by lobbying important business interests in their districts.
This is pretty big news for the 2016 elections but it seems to have gotten little to no coverage in major media outlets. The TPP has become a major issue in these elections, with Donald Trump highlighting his opposition, and Hillary Clinton — who had previously supported the agreement — vowing to oppose it “before and after” the election. (Bernie Sanders also had a major impact on the debate, and possibly on Hillary’s change of position, during the primary season). This agreement is especially despised among the white working class voters who have made up the major swing vote in most of the presidential elections of the past four decades.
Trump is far behind Hillary in the polls, and it seems unlikely that President Obama would have launched a public campaign of this magnitude for the TPP in the heat of an election season, if the race were looking like a serious contest. But there is more at stake: millions of potential Republican voters will stay home in November if Trump is losing by a wide margin. Many others will stay home simply because they don’t like him. But many of these disaffected voters could be rallied to the polls if they think that Hillary, and her party, are going to bring them another failed “trade” agreement. (On the other side, some potential Democratic voters could abstain or switch sides for the same reasons). All this could make the difference between the Democrats taking the Senate, and in a big enough landslide, even the House of Representatives.
Why is Obama willing to risk so much to get the TPP passed this year? Many press reports insist that it is because he wants it for his legacy. It is strange to think that he would want such an unpopular agreement for his legacy. There are less flattering reasons that seem much more plausible.
The “fast-track” legislation that allows Congress only an up-or-down vote on the TPP, considered essential to its passage, was approved in June 2015 by just a 10 vote margin in the House of Representatives. Only 28 Democrats voted with their president, and they have since come under increasing pressure not to repeat their vote for the TPP. Meanwhile, nine Republicans who voted for fast-track have publicly stated that they will vote against the TPP.
So it is looking like a very close vote. (For procedural and political reasons, Obama will not bring it to a vote unless he is sure he has the necessary votes). Now let’s look at one special group of Representatives who can swing this vote: the actual lame ducks, i.e., those who will be in office only until January 3rd. It depends partly on how many lose their election on November 8, but the average number of representatives who left after the last three elections was about 80.
Most of these people will be looking for a job, preferably one that can pay them more than a million dollars a year. From the data provided by OpenSecrets.org, we can estimate that about a quarter of these people will become lobbyists. (An additional number will work for firms that are clients of lobbyists).
So there you have it. It is all about corruption, and this is about as unadulterated as corruption gets in our hallowed democracy, other than literal cash under a literal table. These are the people whom President Obama needs to pass this agreement, and the window between November 9 and January 3 is the only time that they are available to sell their votes to future employers without any personal political consequences whatsoever. The only time that the electorate can be rendered so completely irrelevant, if Obama can pull this off.
But that is still a big “if,” because we still have elections, and Obama has to consider what his campaign to pass the TPP will do to the Democratic Party — or at least he should. On the other side he has most likely gotten the message that a failure to go all out for the TPP would cause some big money to shift from the Democratic to the Republican party. The most powerful corporations in the country, as well as many actors in the “national security state” want this agreement very badly. It is a coalition of everybody who is anybody. Except for the people.
It’s ironic because one of the main purposes of the TPP, like previous “trade” agreements including the World Trade Organization, is to bind the United States to a set of rules that our political leaders would have difficulty putting into law in the US. These include raising pharmaceutical prices by strengthening and lengthening patent protection; allowing corporations to sue the government for regulation that infringes on their profits; and undermining public health and environmental protection, and financial regulation. So by corrupting democracy for this one big, lame-duck vote, our politicians can undermine and limit democracy for many years and even decades to come.
In the next few months, we will see who wins this historic battle.

Originally published st CEPR.Org

Hoy, reunión clave para intentar destrabar la crisis del MERCOSUR

Brasil, Argentina y Paraguay han tratado de impedir que Venezuela asuma la presidencia pro tempore del bloque, desconociendo así sus normas y estatutos.
 

Brasil, Argentina y Paraguay han tratado de impedir que Venezuela asuma la presidencia pro tempore del bloque, desconociendo así sus normas y estatutos. |

Telesur

Delegaciones nacionales del Mercosur se reunirán este martes en Uruguay para tratar de dar una resolución definitiva a la entrega de la presidencia pro tempore del organismo. 

Los coordinadores nacionales del Mercado Común del Sur (Mercosur) tratarán este martes, en una nueva reunión en Montevideo, Uruguay, de dar una respuesta definitiva a la polémica de la presidencia pro tempore del organismo, bajo la negativa de Brasil, Paraguay y Argentina, de entregarla a Venezuela.
En la reunión se analizarán cuánto avanzó Venezuela en el proceso para alcanzar la membresía plena, incorporando a su legislación interna las normas del bloque.
De acuerdo con el canciller paraguayo, Eladio Loizaga, el encuentro de coordinadores del Mercosur será definitivo y que de él saldrá una propuesta para resolver el tema de la presidencia del bloque.
El dato: El pasado 29 de julio Uruguay anunció que finalizaba su mandato en la conducción del bloque y aseguró que no había impedimento jurídico para que Venezuela asumiera la presidencia pro tempore, como estaba previsto.
En contexto
Desde la incorporación como miembro pleno al Mercado Común del Sur (Mercosur), Venezuela se convirtió en la quinta potencia mundial, sin embargo, este lunes, la Triple Alianza formada por: Argentina, Brasil y Paraguay, han ostentado a Venezuela para evitar la continuidad de su mandato pro tempore del bloque. 

>>Maduro: Venezuela defenderá el Mercosur de la Triple Alianza golpista
 
La canciller Delcy Rodríguez ha manifestado en diversas oportunidades los ataques de Argentina, Brasil y Paraguay que intentan golpear e insultar la herencia de independencia y libertad, dejando a Venezuela en el fango de la historia.
La Triple Alianza como lo ha catalogado el presidente venezolano Nicolás Maduro es un convenio formado por los países de Argentina, Brasil y Paraguay, el cual busca aplicar nuevas medidas para desincorporar a Venezuela de sus nexos con el Mercosur.
El mandatario venezolano denunció las ofensivas de estos tres países para desacreditar las políticas y alianzas que ha logrado Venezuela con otros países del mundo. 
Maduro denunció que el Gobierno interino de Brasil intentó comprar a Uruguay para propiciar la salida ilegal de Venezuela del Mercosur. Esto fue revelado por canciller uruguayo Rodolfo Nin Novoa.
Al respecto, el mandatario venezolano agradeció a su homólogo de Uruguay, Tabaré Vázquez, "por la fuerza moral que ha demostrado", frente a las presiones del Gobierno brasileño.

--------------------------------------------------------------------

El Mercosur busca salir de la parálisis y consensuar una conducción

Télam

Los coordinadores del Mercosur se reunirán este martes en Montevideo con la esperanza de destrabar el conflicto que puso al bloque sudamericano al borde de la parálisis ante la falta de un acuerdo en torno de su conducción política.


La reunión se llevará a cabo en momentos en que Venezuela se declara a cargo de la presidencia pro témpore del bloque, pero sin el acuerdo de sus socios y con la pública resistencia de la Argentina, Brasil y Paraguay, que acusan a Caracas de haber incumplido con los compromisos asumidos en los acuerdos de adhesión.

Uruguay dio por terminada su gestión en la presidencia del bloque a finales de agosto, sin que se mediara un acto formal de traspaso a Venezuela, que debía heredarla por orden alfabético.

Venezuela asumió el cargo de manera “automática” en un gesto no reconocido por la Argentina, Brasil y Paraguay, que consideran que la conducción está “vacante”.

La puja se libró por momentos públicamente con declaraciones de alto tono político entre los socios, en una puja que derivó en el “congelamiento” de las relaciones entre Venezuela y Paraguay y en pedidos de aclaraciones y cita de embajadores entre Brasil y Uruguay, en este último caso en el marco de un entredicho que se dio por superado.

La Argentina propuso en su momento una conducción “colegiada” para los próximos seis meses, una idea que contó con el aval de Brasil y Paraguay, y que fue rechazada de plano por por Venezuela, que advirtió que no permitirá que se le desplace de la presidencia.

También hubo propuestas para que la presidencia pase a manos de la Argentina (salteando el turno de Venezuela) o para que se extienda la gestión de Uruguay, algo que Montevideo se negó a analizar.

Brasil, incluso, llegó a advertir que el Mercosur está en condiciones de estudiar la aplicación de “medidas jurídicas” sobre Venezuela para sancionar los presuntos incumplimientos de Caracas.

Hoy, el canciller paraguayo, Eladio Loizaga, declaró que la reunión de coordinadores de mañana en Montevideo será “definitiva” y resolverá la "acefalía" en la presidencia del bloque.

"La presidencia de Mercosur no está ejercida por Venezuela; hoy hay una impasse, hay una acefalía y la tenemos que llenar; la forma la van a proponer los coordinadores”, sostuvo Loizaga en declaraciones difundidas por EFE.

También señaló que a la reunión de Montevideo fue invitado el coordinador venezolano "para que no haya ningún tipo de discriminación ni de exclusión".

Estas discrepancias se acentúan en momentos en que el Mercosur se esfuerza por avanzar en negociaciones para sellar un acuerdo comercial con la Unión Europea.

El presidente de Parlamento Europeo, el alemán Martin Schulz, continuó hoy con su nutrida actividad durante su visita a Buenos Aires, donde se reunió con encumbradas autoridades, y se refirió al momento que atraviesa en Mercosur.

"El Mercosur debe resolver sus problemas internos, que son muy graves en este momento", declaró ante una pregunta sobre el estado de esas conversaciones en una conferencia de prensa que ofreció en la sede del CARI.

También marcó una diferencia entre la situación política de Brasil, donde un juicio político puede terminar con la destitución de la suspendida presidenta Dilma Rousseff; y la de Venezuela, que está bajo estado de excepción (sitio) y emergencia económica, en momentos en que la oposición exige la convocatoria a un referendo para revocar el mandato del mandatario Nicolás Maduro.

“La situación de Venezuela y Brasil no se puede comparar. El proceso parlamentario que tiene lugar en Brasil está en el marco constitucional”, opinó Schulz.